1 ene. 2009

INTEGRACION 2006 - APERTURA - RESUMEN


Un CAMPEÓN que se hizo piel en JORGE NEWBERY (¨El Popular¨)

Debe haber sido el campeonato más festejado de Jorge Newbery. Por muchas cosas. Porque se había hecho piel en su gente desde que afloró en diciembre de 2005 un sueño llamado Argentino "C" que se murmuraba por lo bajo y se ligaba a palabra prohibida. Porque después de la eliminación tuvo que volver a empezar, y eso significó en paralelo renovar ansias y sueños en muchos y saber soportar y eludir los misiles detractores de los menos en su propia aldea y del adjetivo hiriente de sus rivales locales. Por eso festejó, había ocho años de motivos para echar a desandar tanta emoción contenida.

Festejó porque encima tuvo en un partido cerrado a El Fortín, un rival a la altura de una final, dignísimo, que no supo o no pudo en su mejor momento del primer capítulo conmoverlo en la red. Newbery en cambio lo hizo en el agónico descuento, cambiando de página su libreto en la última jugada con pelota parada. Todos los centros habían llegado por elevación buscando a Marcobechio como recurso. En el último tiro de esquina, cuando todos se subieron a la terraza para "mover" en lo aéreo al segundo central albinegro, Emiliano Peralta puso el balón cerrado como el cielo, en el primer palo y Atilio Aresi sacando pecho y alma se tomó revancha para herir y mucho a su archi rival olavarriense.

Como en una película las imágenes volvieron para Newbery igual que en la ganadora y contundente década del 90. Las sociedades anónimas de aquellos días de los Regionales Interligas 95 - 96 - 97 compuesta por "La banda mágica de Hugo" -que no hace falta decir Prátula- , Marcelo Becker, Rubén Vidal y Rubén Angelis, como duendes volvieron para sonar en el último fin de semana de un mes de julio de vapor en las gargantas.

Esta vez tuvo ejecutores diferentes como Marcobechio, Aresi, Sáenz Valiente y un tal González apodado "El Patotero", mitad pato y mitad tero, que terminó de recibirse de ídolo cuando comenzó a volar en una corrida baja y rasante y marcar el segundo gol que sirvió para poner flores por anticipado en las gargantas de los relatores y paradójicamente desatar en esta era digital y de color, una locura pero esta vez en blanco y negro.

De 1990 hasta la fecha si algo no perdió Newbery fue saber ensamblar los grupos, y los resultados terminaron de consolidar trabajo, ganas, seriedad, responsabilidad y factor humano en proporciones equilibradas de una receta sin muchos secretos. La emoción de Augusto Reboredo su Presidente con Ismael Palmieri en un abrazo conmovedor ratificó lo dicho anteriormente y permitió conocer el lado de una relación fuerte y sentimental. "Nosotros nunca los vamos a traicionar" repetía una y otra vez el carismático arquero de Olavarría en nombre de sus coterráneos.

En contraposición Rubén Urciuolo, un silencioso y siempre esforzado dirigente albinegro escondía sus lágrimas en la mitad de la cancha, buscando una función en su cámara que nunca encontró, mientras su equipo al que tantas mañanas le sirvió el desayuno devolvía a sus ojos una ordenada vuelta olímpica. Marcelo Rossini llegó desde La Madrid para sumarse al festejo con sus ex compañeros, es que el "Ruso" también se sintió partícipe de este campeonato porque formó parte de este saludable proceso. Por las dudas una bandera lo hizo saber incluyendo en franco agradecimiento al vasco Hurtado y a Marcos Mocciaro.

Después fueron largos abrazos de un técnico llamado Marcos Minaberría, amante y estudioso de lo táctico, que egreso con el título de Director Técnico de la Escuela local y desembarcó rápidamente en el puerto de Newbery para rendir el examen más difícil de su breve carrera. Un hombre del riñón del club, ganador de campeonatos como jugador, que repitió en el 2006 desde el banco y fiel a su mentalidad va por más... Otro punto alto en volumen de juego fue el central albinegro Walter Marcobechio unido a las dos puntas de la historia. Perteneció a la camada de jugadores que cortaron en Newbery más de 20 años sin títulos y ahora -según él- en el final de su carrera consolida este Torneo Integración para Newbery cuando habían pasado ocho años sin gritar campeón. La tarde tuvo un cierre de festejo con caravana por la ciudad y con gran parte del plantel de Newbery que se dirigió corriendo desde el estadio hasta la imagen de Cristo ubicada en el acceso norte de la ciudad sobre la ruta Provincial 86. Había promesas que cumplir y así lo hicieron como han estado todo este tiempo; juntos.
Envia las fotos que tengas con el Albinegro a cme713@hotmail.com y pronto serán publicadas
 

CLUB ATLETICO JORGE NEWBERY. Copyright 2008 All Rights Reserved Revolution Two Church theme by Brian Gardner Converted into Blogger Template by Bloganol dot com